lunes, 14 de abril de 2014

La Clínica Del Doctor, Pintor y Apicultor Marihuano

Sin lugar a dudas este ha sido uno de los abandonos más curiosos y tétricos que he visitado en Galicia.
La primera visita al lugar, de la cual hace ya un año ( 3 de Abril de 2013) fuimos invitados por Félix, que nos llevaba comentando desde hacía bastante tiempo, la existencia de una casa en la que había una clínica y un secadero de Marihuana, hasta que un día nos dió por acercarnos a aquella extraña vivienda.
Cuando llegamos al lugar Alberto y yo nos quedamos un poco impresionados.
-Ya estamos- Nos dijo Félix mientras aparcaba el coche.
Mi hermano y yo miramos alrededor pero tan sólo se veían un cementerio y un bosque, entonces caímos en la cuenta de que la casa estaba en el bosque y desde la calle no se veía.

Después de hidratarnos en una fuente cercana, Félix nos explicó el acceso al lugar y volvió a La Coruña.
Tomamos una carretera que rodeaba el bosque por la derecha y nos metimos por un butrón hecho entre la vegetación y nos introducimos en el denso bosque.

Del camino de acceso a la casa no quedaba nada, tan sólo existía una pequeña senda que conducía a la vivienda, pero bastante antes de llegar a la misma, nos encontramos con los restos de un coche, del que no quedaba prácticamente nada, seguramente el coche fuese del dueño de todo aquello y cuando falleció lo dejó allí, a la intemperie, además un árbol de unos cuantos metros de alturas se había caído encima y había terminado de destrozarlo.

  Tras caminar durante bastante tiempo, llegamos a la fachada de la casa.














Desde lo que parecía ser un patio interior se tenía vista de las otras construcciones que pertenecían a la misma casa, en una de ellas y en la única que se podía acceder sin necesidad de escalar tres metros estaba la clínica y el secadero de Marihuana, además también había un atril de pintor con varios cuadros pintados y curiosamente el estilo coincidía  con los cuadros que había en la casa.












 La cocina aún mantenía bastante mobiliario, aunque el expolio era perceptible en casi todas las salas de la casa. Las únicas partes que se habían librado del vandalismo habían sido las dos cocheras, pues debido a su difícil acceso no habían llegado a entrar.







Después de haber recorrido las habitaciones de los laterales de la foto de la izquierda, caminamos por un pequeño pasillo hasta llegar a dos habitaciones que había al fondo de la casa, en las cuales había un escritorio y uno de los cuadros que pintaba el propietario.







Como se ve en la pared del fondo, ya algún cabrón había pintado la pared con un rotulador negro...








En las escaleras también había cuadros de ese estilo tan peculiar.







 Quizás este salón fuese algo similar  a una sala de espera, pues no podía ser un comedor ya que las mesas era demasiado bajas par poder comer.




Otro pequeño salón, este con muebles aparentemente más lujosos.









 Una vez que ya había visto toda la vivienda principal decidí volver sobre mis pasos e intentar acceder a al menos la cochera que tenía el acceso más fácil.
Rodee toda la vivienda y comencé a subir entre zarzas por una pequeña senda que poco a poco se iba perdiendo hasta que las zarzas acababan por invadirla por completo, aún estaba a unos cuantos metros de la primera cochera y las zarzas impedían verla por completo, cuando llevaba más de tres metros caminando entre zarzas me agaché y vi el único acceso al lugar, tenía que agacharme y reptar través de un pequeño pasadizo hecho a través de zarzas hasta llegar a la puerta del lugar. Seguramente el camino estaba hecho así adrede para impedir que ladrones entrasen a robar el Cannabis que allí había estado secándose hacía poco más de seis meses.


 El agradable olor de la Marihuana era perceptible aún en toda la habitación y no era difícil encontrar hojas y alguna flor de la planta, pues como se ve en esta foto el suelo estaba lleno de distintas partes de la planta

Sin lugar a dudas esta era la sala que más cosas contenía, había cientos de medicamentos y muchos objetos que el médico utilizaría para sanar a los enfermos.



Antes de acabar el reportaje me gustaría dar las gracias  Félix por la primera exploración y a Mario por la segunda y aclarar lo que había en la cochera de al lado xD

Como comprobamos acceder por la puerta era literalmente imposible, pues había varios metros de zarzas que impedían por completo el paso, pero Algaca y yo sacamos unas maderas que podían hacer de escaleras y accedimos escalando a través de una ventana a la otra cochera, mis sorpresa fue cundo me dijo Alberto, que era el que había subido que estaba lleno de botes de miel y además había instrumentos para la fabricación de la misma, fue una pena no poder acceder, seguramente todas las colmenas estuviesen en el inmenso jardín de la vivienda, pero de las cuales no supimos nada, pues toda la vegetación cubría hasta el último espacio de suelo.

Gracias por pasaros por el blog y aprovecho para desearos a los lectores una feliz Semana Santa.
Un saludo!!!!













sábado, 15 de marzo de 2014

X-Ray Sanatorium

Nos encaminamos, de nuevo a tierras Lusas, esta vez con la buena compañía de los amigos de Máquinas y Escombros y el agregado Sevillano que nos proporcionó unas buenas risas.

Después de haber pasado una noche en un conocido hotel del Norte de Portugal y otra en un residencial cercano a Braga, el tercer día decidimos usarlo para volver, no sin antes pasar por algún abandono que nos quedase cerca, bueno, o esa era nuestra intención.

En este pueblo se encontraba también El Sanatorio De Los Niños, y no era la única vez que habíamos visitado los sanatorios, pero gracias al GPS, nos retrasamos más de media hora, debido a que nos metió por cientos de carreteruchas secundarias Portuguesas, pero tras muchos km perdidos, llegamos al pueblo.

Como ya dije en el reportaje de otro de los sanatorios del pueblo, allí hay más de ocho sanatorios (en las dos últimas visitado hemos descubierto otros tres) así que había muchos para elegir: El más grande, el que tenía más maquinaria, el que aún guardaba unas mesas de billar, el que tenía muchos medicamentos... Finalmente los invitados se decantaron por la segunda opción, el que tenía más maquinaría.
Además de ser el que tenía más maquinaria, era el más moderno de los hospitales del pueblo, se construyó el 1 De Abril de 1914, de ahí proviene su nombre original.



Comienzo con las fotografías.



Primera Exploración
13 De Abril de 2012



     La fachada del edificio era bastante deprimente, además de que no cuadraba el interior con el exterior, pues visto desde fueron era de imaginarse que el hospital por dentro no tendría ni paredes, pero nada más pasar la puerta principal nuestros pensamientos ya no eran los mismos.



















Un bonito ascensor de madera, que aparentemente se conservaba intacto nos daba la bienvenida...


Las escaleras eran impresionantes.



 Continuamos por un pasillo, y en la siguiente habitación nos encontramos con esto, una camilla de rayos X, también conservada perfectamente.












Esta salida fue la segunda que hice a Portugal con el único fin de explorar, y sin lugar a dudas, cuando entré a este sanatorio me dí cuenta de que por el momento, era el mejor hospital abandonado que había visto, tenía todo lo que más me gustaba: Máquinas Viejas, decadencia y ascensores de madera que sólo los había visto en el Hospital De La Marina.







Esta curiosa polea daba movilidad a un montacargas, de un estilo muy parecido al ascensor, también de madera.
Se veía que posteriormente se puso un sistema eléctrico, pues también tenía botones.




Este techo tan alto pertenecía a la cocina, de la cual tan sólo quedaban algunos instrumentos, de la misma.











 Todas las camas las habían apilado en una de las habitaciones, como suele pasar en muchos hospitales y colegios.




Una curiosa silla, seguramente de rehabilitación.






Un lavabo bastante antidiluviano




 Sin lugar a dudas esta era la sala más interesante, esta máquina que si no me confundo era algo parecido a un quirófano, seguramente de prinicpios de 1960.




Quizás esta máquina tuviese alguna relacción la lavandería, aunque desconozco su uso.



Unas escaleras de servicio que daban acceso a la segunda planta y al sótano, al cual no se podía bajar, pues las escaleras se habían venido abajo y estaba parcialmente inundado.



Segunda Exploración
22 De Septiembre De 2013
Hay más de un año de diferencia entre unas fotos y otras, y como es de suponer el lugar ha cambiado, aunque no demasiado, si nos fijamos en otros abandonos Portugueses. Borré bastantes fotos de esta salida, y de este abandono sólo he salvado unas pocas, en las que me centro más en la estructura del edificio.
Y aprovecho para enlazar el link de "Máquinas" para que lo deis un repaso :)
http://www.maquinasyescombrosurbex.com/2013/11/x-ray-sanatorium.htm 
































Gracias a los lectores y espero que os guste el reportaje